martes, 14 de septiembre de 2021

8 estereotipos de personas amantes de los perros que son totalmente ciertos

Lo más probable es que, incluso si tú no es uno de ellos, conozcas a una persona con perros. Ellos son los que corren por el parque con su labrador negro o empujan su Bichon Frise por la calle en un cochecito. Y aunque ser una persona con perros o con gatos no necesariamente se ajusta a una fórmula en particular, hay algo de ciencia que ayuda a definir y explicar las diferencias entre estos dos tipos de personalidad. Siga leyendo para averiguar si su personalidad coincide.

8 estereotipos de personas amantes de los perros que son totalmente ciertos

8 estereotipos de personas amantes de los perros que son totalmente ciertos

1. Todos los que conoces son tus nuevos mejores amigos

Al igual que su cachorro, si te gustan los perros, anhelas estar cerca de otras personas y otros perros, y socializar es una gran parte de tu rutina diaria. La 'gente de los perros' tiende a ser un poco más sociable y extrovertida, lo cual es importante cuando tienes un perro especialmente activo. Un estudio de 2010 publicado en la revista Anthrozoos lo confirma. Cuando se calificaron en cinco rasgos de personalidad diferentes (extraversión, amabilidad, escrupulosidad, neuroticismo y franqueza), los perros que se identificaron a sí mismos obtuvieron puntuaciones más altas en extraversión, amabilidad y escrupulosidad.

2. Te encanta una caminata larga y agradable

Ya sea que lo lleves al parque para perros, en sus caminatas semanales o simplemente a la vuelta de la esquina para ir a la cafetería, los perros son excusas perfectas para salir de la casa. Si te gustan los perros, estás perfectamente bien tomando descansos para detenerte y disfrutar del paisaje, y con un perro a cuestas, es posible que no tengas otra opción. Si tiendes a ser más activo, como lo son muchos perros, tener uno puede ser una motivación maravillosa para salir al aire libre, ya que sabes que tendrás que llevarlo a caminar al menos una o dos veces al día, dependiendo de la raza.

3. Eres leal y lo esperas a cambio

Uno de los rasgos más citados tanto de los perros como de sus dueños es su lealtad incuestionable. Los perros nos brindan amor incondicional incluso mejor que las personas. Tus amigos y familiares son tu tribu, e incluso si su lealtad flaquea, estarás a su lado y los defenderás pase lo que pase. Debido a esto, eres un excelente amigo y protector, pero también significa que debes estar en guardia por las personas que no son dignas de tu intensa lealtad.

4. Tu perro es tu bebé

La gente loca de los perros tiende a tratar a sus perros como si fueran sus propios hijos. Y le dan accesorios a su perro hasta la muerte: atuendos para cada temporada, collares para cada ocasión, bonitos juegos de cuencos de comida y agua y elegantes camas. ¿Y por qué no deberías malcriar a Firulais? Él te brinda amor incondicional y, a cambio, lo tratas como a un miembro de la familia. No estás solo. En una encuesta de Harris Poll de 2011, el 92 por ciento de los dueños de perros dijeron que sentían que su perro era un miembro de la familia y los trataban como tal.

5. Comprendes el poder motivacional de las golosinas

Sabes que la comida puede ser la máxima recompensa, ya sea esperando un día de trampa al final de una larga semana o invitando a cenar a un amigo por hacerte un favor. La mayoría de los perros están muy motivados por la comida y se comerían una bolsa entera de patatas fritas si se los dejaras. Si bien es posible que desees darte un gusto de vez en cuando, reconoces que una recompensa ocasional por un trabajo bien hecho es perfectamente aceptable.

6. Te pareces un poco a tu perro

De hecho, a veces los propietarios incluso adquieren los hábitos y comportamientos de sus caninos. Pero generalmente es al revés, con un perro imitando el comportamiento de su dueño. Por lo tanto, si nota un impulso intenso de comenzar a roer los huesos de un bistec o si tu perro de repente toma tu lugar para la siesta de la tarde, es posible que ambos estén pareciéndose uno al otro.

7. Puedes leer la habitación

Los perros realmente prestan atención a las señales sociales (cómo las personas se mueven, hablan, el tono de voz) y son increíblemente buenos para interpretar el comportamiento humano, razón por la cual han sido nuestros compañeros más cercanos durante tanto tiempo. Y muchos dueños de perros se dan cuenta de este rasgo y se vuelven expertos en leer e interpretar a otras personas tanto con comunicación verbal, como no verbal. En otras palabras, sabes la diferencia entre un gruñido de un compañero de trabajo que significa "¡retrocede!" versus un proverbial meneo de la cola como una invitación a tomar una taza de café y charlar.

8. Sigues las reglas

Si bien ser una persona de perros no significa necesariamente que dejes todo para sentarte, quedarte y darte la vuelta, sí te hace más propenso a ser obediente. Un estudio de 2014 presentado en la reunión de la Asociación de Ciencias Psicológicas mostró que las personas amantes de los perros tienden a ser (en general) seguidores de las reglas, felices de seguir la corriente. Entonces, ¿es la naturaleza o la crianza? La investigadora principal del estudio, Denise Guastello, Ph.D., menciona el medio ambiente como un fuerte factor de influencia de este rasgo, pero si los perros son obedientes o los obedientes aman a los perros es un poco más complicado de resolver.

¿Qué piensas?

¿Te consideras una persona de perros? ¿Exhibes alguno de los rasgos de personalidad en esta lista? ¿Cuáles crees que son algunas de las cualidades que definen a los perros? ¿Qué agregarías a esta lista? ¡Comparte tus pensamientos, sugerencias e historias en la sección de comentarios a continuación!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Video canino del día