martes, 21 de diciembre de 2021

Cómo realizar RCP en perros y gatos

Cómo realizar RCP en perros y gatos

Llevábamos tiempo queriendo publicar este post de cómo realizar RCP en perros y gatos, pues nos parece fundamental que todo el mundo sepa realizar esta sencilla maniobra que puede salvar muchas vidas, así que esperamos que muchos compartan en sus redes sociales.

Intentaremos explicarla del mejor modo posible, no obstante, al final les dejaremos un vídeo ilustrativo, porque como bien dice el refrán una imagen vale más que mil palabras.

Esperamos que les resulte de utilidad, y como siempre, si tienes dudas puedes dejarnos un comentario.

Cómo realizar RCP en perros y gatos


Cómo realizar RCP en perros y gatos

La maniobra de RCP en perros es muy semejante a la que se realiza en humanos, de modo que todos aquellos que ya saben hacerla en personas, parten con ventaja. Los que no saben les animamos a que después de leer este post busquen información de como se realiza en personas, es muy sencillo y salva muchas vidas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no siempre que el animal se encuentra inconsciente está en paro cardiorespiratorio. Entonces, ¿cómo saber cuando está en paro cardiorespiratorio? Para saber si el animal se encuentra en paro cardiorespiratorio debemos actuar de dos modos:

- Determinar si el animal posee latidos. Para ello la mejor opción es colocar la cabeza sobre el pecho e intentar escuchar los latidos. Otra opción es buscar los pulsos en las patas, pero les recomiendo la primera, es mucho más sencilla.

- Determinar si el animal posee respiración. Para ello también hay dos opciones, por un lado observar si existen movimientos de la caja torácica y por otro lado sentir el aliento del animal acercando nuestra cara a la suya.

Si ambas determinaciones son negativas, es decir, el animal ni tiene latidos ni respira, se encuentra en paro, es entonces cuando tenemos que comenzar de inmediato la RCPC. Cuando en otras ocasiones le hemos explicado a la gente como se realiza está técnica, son muchos los que nos preguntan: ¿y si le fracturo las costillas en las compresiones? , ¿ y si le lastimo los pulmones?, ¿ y si lo hago mal? a lo que nosotros siempre contestamos: ¿ Y si no respira que crees que le pasará? Efectivamente morirá, si nosotros le practicamos RCPC le estaremos dando una posibilidad de vivir, romperle o no una costilla es lo de menos para nuestro perro o gato.

- Instrucciones para una correcta maniobra de RCP:

Lo ideal es colocar al animal en decúbito lateral, es decir, acostado sobre el lado derecho, de modo que quede el lado izquierdo hacia arriba. Es importante que sea el lado izquierdo el que quede hacia arriba, pues de este modo aplicaremos el masaje directamente sobre el corazón.

Antes de comenzar con el masaje, debemos asegurarnos de que las vías respiratorias no están obstruidas, para ello inspeccionaremos visualmente la boca del animal. En caso de que haya alguna obstrucción procederemos a quitarla siempre que esta sea accesible sin dificultad. Si la obstrucción es inaccesible es mejor no tratar de quitarlo con las manos pues podemos hacer que desciende aún más y empeorar el cuadro.

Una vez comprobado que no hay ninguna obstrucción comenzaremos con las respiraciones artificiales. Para ello debemos extender la cabeza del animal hacia atrás hasta que quede bien alineada y el aire pueda entrar sin problema. La duda que surge comúnmente es acerca de como deben ser esas respiraciones, pues bien, deben ser cortas pero fuertes, es decir, debemos tratar de coger la máxima capacidad de aire que podamos en nuestros pulmones y a continuación exhalarlo de forma continuada y lo suficientemente fuerte como para que llegue hasta los pulmones de nuestro animal. Llegados a este punto la pregunta es: ¿Cómo realizo las respiraciones artificiales?

- Para perros grandes: Debemos cerrar firmemente la mandíbula del perro y con nuestra boca cubriremos la nariz, una vez en esta posición exhalar fuertemente todo el aire.

- Para perros pequeños y gatos: Debemos cerrar firmemente la mandíbula y con nuestra boca cubrir completamente el hocico del animal, al ser pequeño nos entrará sin problemas en la boca y nos aseguraremos de que el aíre le entra a nuestro pequeño.

Pero, ¿Cómo sé que lo estoy haciendo correctamente? Para saber si a nuestro perro o gato le está llegando el aire debemos mirar el pecho, si cuando exhalamos el pecho se eleva lo estamos haciendo correctamente, si por el contrario no se eleva cerciórate de que la mandíbula está bien cerrada, la cabeza bien alineada e inténtalo de nuevo con más fuerza.

Ahora comenzaremos con las compresiones en el pecho: Para realizar el masaje colocaremos las palmas de la mano una sobre la otra y estas sobre las costillas del animal, justo detrás de la articulación de la pata delantera (escápulo-humeral). La pregunta más frecuente en este punto es ¿Cuánta fuerza tengo que realizar? Las compresiones deben ser fuertes y firmes, pero al contrario de lo que la gente generalmente cree no hay que hacer demasiada fuerza, lo ideal es no doblar los codos durante el masaje, sino dejar nuestro peso recaer sobre las manos, esa fuerza es más que suficiente para realizar el masaje. Y, ¿Cuántas compresiones realizo?

- En perros medianos y grandes: intercalar 1 respiración por cada 10 compresiones.

- En perros pequeños y gatos: intercalar 1 respiración por cada 5 compresiones.

La última pregunta es: ¿Con que velocidad debo realizar las compresiones? Lo ideal es un poquito más rápido de una por segundo

NOTA DEL EDITOR: El paciente debe quedar en decúbito lateral derecho, contrario a como se muestra en las imágenes, pero estas son muy descriptivas y para tal fin, cumplen su objetivo. Sólo recuerden esto.

Tutorial : Cómo realizar RCP en perros y gatos

Cómo realizar RCP en perros y gatos

Video : Como hacer la Reanimación Cardio Pulmonar a Mascotas 

jueves, 9 de diciembre de 2021

El conmovedor poema de Emanuele Grandi dedicado a nuestros amigos de cuatro patas

Si también amas a ti perro o a tu gato, este poema de Emanuele Grandi dedicado a nuestros amigos de cuatro patas, definitivamente es para ti.

El conmovedor poema de Emanuele Grandi dedicado a nuestros amigos de cuatro patas

El conmovedor poema de Emanuele Grandi dedicado a nuestros amigos de cuatro patas 

“Si tienes miedo de haberme dado pocas caricias, debes saber que no he olvidado ni siquiera una.

Si te arrepientes de haberme regañado aunque sea una vez, debes saber que ni siquiera lo recuerdo.

Si crees que me has dejado solo demasiado tiempo, debes saber que siempre te he estado esperando.

Si temes haberme dedicado poco tiempo, debes saber que yo, incluso de ese poco, he disfrutado cada momento.

Si crees que has jugado poco conmigo, debes saber que nunca he contado las veces que me lanzaste la pelota.

Si cree que me he olvidado de tu perfume, deber saber que incluso ahora lo estoy oliendo en el viento.

Si quisieras renacer en otra vida, debes saber que me gustaría ser tu perrito también en esa.

Si estás convencida de que tienes algunos defectos, debes saber que para mí has ​​sido la perfecta.

Si crees que el amor puede tener fin, debes saber que en mi corazón el lugar del amor es infinito.

Si crees que tienes arrepentimientos sobre mí, debes saber que no cambiaría ni un solo segundo de la vida que he pasado contigo.

Si crees que ya no escucho tu voz cuando me llamas, solo confía a la brisa del atardecer la tarea de traerme tus palabras.

Si crees que puedo olvidar tu rostro, debes saber que quería vivir solo para disfrutar de tu mirada.

Si crees que podría haber amado a alguien más que a ti, debes saber que te he amado más que a mí mismo.

Si crees que me gustaría un sofá suave, sepas que contigo también habría dormido sobre las piedras.

Si crees que quería más de lo que me diste, debes saber que siempre me he sentido

como el perrito más feliz del mundo.

Si alguna vez te has sentido sola, debes saber que nunca he dejado mi lugar junto a ti.

Si crees que mi vida ha sido corta, debes saber que no hubiera querido vivir ni un minuto más si no lo hubiera pasado a tu lado.

Si temes que ya no estoy cerca de ti, sepas que en cuanto cierres los ojos me quedaré dormido a tu lado.

Si crees que no has tomado la decisión correcta, debes saber que siempre he confiado en ti.

Siempre.

Si sueñas algún día con poder volver a verme, debes saber que estaré allí esperándote.

Como he hecho siempre.”