viernes, 23 de septiembre de 2022

¿Qué sucede cuando tu perro piensa que es el jefe?

¿Qué sucede cuando tu perro piensa que es el jefe?

La gente hace bromas todo el tiempo acerca de cómo tu perro lleva la casa o "gobierna el gallinero". Es divertido, porque todos lo entendemos. Nuestros pequeños peludos pueden ser bastante exigentes a veces, ya sea intencionalmente o no. Pero si es intencional, no es algo bueno. Si tu perro cree que él realmente es el jefe, no es tan gracioso.

Todos queremos que nuestros perros sean felices. Pero darle carta blanca en la vida no es la forma de hacerlo. Cuanto más mimamos a nuestros perros, más creen que tienen el control sobre nosotros.

A menudo hablamos de la estructura o la jerarquía de la manada en nuestro blog. Es un conjunto instintivo de reglas para nuestros perros. 

La manada tiene un orden social y cada miembro de la manada tiene su lugar dentro de ella. Todas las manadas tienen un líder. A menudo escucharás referirse al líder como "alfa". Si no hay líder, la manada se vuelve confusa, ansiosa y conflictiva. En tu hogar, debes ser el líder o el “jefe”. De hecho, es imperativo que tomes la iniciativa si quieres un familiar peludo con buenos modales.

¿Cómo sabemos tu perro cree que es el jefe? Pueden ser cosas como saltar en tu regazo, sin invitación, y lamerte la cara. Esto se considera dominio. Se pone de pie para hacer contacto visual. Él insiste en ello. Los besos incesantes y decididos de tu perro también indican más una intención dominante que afecto. Hay otras formas de determinar si tu perro ha asumido el liderazgo en tu hogar.

SEÑALES DE QUE NO ERES EL LÍDER DE LA MANADA

  • Tu perro te gruñe si te acercas a sus juguetes o comida. Esto nunca debe permitirse. El hecho de que tu perro esté tratando de controlarte, alejándote de sus posesiones, es una de las claves para reconocer que tu perro piensa que es alfa.
  • Tu perro te mira a los ojos y no se aleja. Un perro que te mira a los ojos en realidad se considera "grosero" en el mundo de los perros. Cuando es intencional, los perros usan la mirada fija como una herramienta para intimidar y expresar su posición como líder.
  • Tu perro reclama su lugar en el sofá o la cama, sin tu permiso, y se molesta si tratas de moverlo. Casi parece un desafío... Firulais salta a tu lado de la cama y luego te observa para ver qué vas a hacer al respecto. Es un desafío. Te está haciendo saber que todo es suyo.
  • Tu perro prácticamente te derriba para entrar primero en las puertas. El líder de la manada siempre entra primero.
  • ¿Tu perro te pasea o tú paseas a tu perro? Como líder, debes decidir dónde pasearás a tu perro y a qué ritmo. No de la otra manera. Debes guiar, él debe caminar a tu lado, seguirte o con la correa floja solo un poco por delante de ti.
  • Marcar alrededor de tu casa. Si tu perro está marcando dentro de la casa, a menudo está afirmando su dominio. Él está reclamando la propiedad. Marcar también puede ser un signo de estrés, ansiedad o enfermedad. Es posible que se necesites asistencia profesional para ayudar a determinar la causa.
  • No obedece tus mandatos. Si tu perro no te respeta como su líder, probablemente sea por eso que no te obedece. El “jefe” no recibe órdenes de sus subordinados.
  • Montar humanos y otros perros es a menudo, pero no siempre, un problema de dominación. No es sexual de ninguna manera sino más bien un método de control. Si tu perro gruñe o muestra otras reacciones agresivas cuando se le corrige, lo más seguro es que estés lidiando con un problema de control.
  • Tu perro salta sobre ti. Date cuenta de que a veces los perros saltan sobre ti cuando están felices de verte, como cuando llegas a casa del trabajo. Eso no es "mandón", es un saludo emocionado. Pero si tu perro tiende a saltar sobre ti en momentos inapropiados, o después de haberte corregido continuamente para que no salte, muestra una falta de respeto hacia ti y definitivamente es un acto de control.

¿Muchas de estas cosas te suenan verdaderas? Parece que tu perro piensa que él es el jefe. Te podemos ayudar con eso.

En primer lugar, debes ganarse el respeto de su perro antes de que se considere líder. ¿Cómo lo haces? Haciéndoles saber lo que es aceptable y lo que no es aceptable. Al igual que un niño, debemos enseñarles lo correcto y lo incorrecto. Necesitamos establecer límites claros, proporcionar estructura y asegurarnos de que conozcan sus limitaciones. Es a través de esta enseñanza que ganamos su confianza y lealtad.

Debido a la falta de estructura y disciplina en su vida, un perro que se cree líder probablemente no sea tan feliz. Debido a que su dueño nunca se afirmó como jefe, el perro es "obligado" a ocupar ese puesto. Cuando un perro asume a regañadientes la responsabilidad de líder, se vuelve agresivo y asertivo para demostrar su estatus dentro de la familia.

Los perros realmente no quieren ser el líder de la manada. Eso es mucha responsabilidad. Un líder de manada tiene que mantener el orden dentro de la manada y asegurarse de que esté segura y protegida. Como líder de la manada, ¡sienten que son virtualmente responsables de la existencia misma de la manada! Los perros realmente prefieren que otra persona tome las decisiones y dé las órdenes. 

CÓMO SER EL JEFE

Necesitas recuperar el lugar que le corresponde como líder. ¿Cómo haces eso? ¿Cómo es un líder?

Observa cómo trabajan los entrenadores profesionales de perros. Se mantienen erguidos, hablan con calma y autoridad. Aluden a la confianza. Son firmes pero gentiles y cariñosos. Así es como se ve un líder de manada. Esta es la personalidad que tu cachorro necesita ver constantemente en ti.

Lo creas o no, tu perro notará el cambio en ti. En general, se encuentra con cierta reticencia, seguida de una “rendición” gradual y luego aceptación. A veces puedes encontrarte con agresión. En la naturaleza, el alfa luchará contra aquellos que desafían su lugar en la manada. Si tu perro se vuelve agresivo contigo, te sugerimos que busque ayuda profesional. La agresión del perro puede ser muy peligrosa.

Una vez que tu perro comience a aceptar la idea de que tú eres el jefe, es útil enseñarle a "sentarse". Luego usa el comando "sentarse" para recordarle a tu perro que tú eres el jefe. Haz que se siente mientras cruzas la puerta primero, mientras preparas su comida, antes de darle un bocadillo, cuando los invitados lleguen a la puerta o cuando intente saltar sobre ti.

¿Has oído hablar del amor duro? Si tu perro ha sido el líder establecido por un tiempo, es posible que debas practicar un poco de "amor duro" para ayudarlo a comprender que ya no tiene el control. El amor duro de ninguna manera sugiere que debas gritar, abofetear o participar en cualquier tipo de dureza o violencia hacia tu perro. Castigar físicamente a tu perro solo creará desconfianza, miedo y una sensación forzada de sumisión. El amor duro puede ser cosas como hacerlo dormir en el suelo en lugar de ocupar tu lugar en la cama como lo hacía antes; Hacer que espere después de que le dejes la comida para que le des permiso para comer; ignorándolo cuando trata de manipularte para que hagas lo que quiere que hagas. Cuando quieras acariciar a tu perro, llámalo. No vayas a él por afecto. ¿Recuerdas a tu mamá diciendo: “Esto me va a doler más que a ti”? Eso es lo que se siente a veces, pero te alegrarás de haberlo hecho. Sabemos que no es fácil, pero se puede hacer.

Si estás luchando con un perro alfa en su hogar, el entrenamiento de obediencia con profesionales es el mejor lugar para comenzar. El entrenamiento establece límites claros. Aprender comandos básicos te facilita el manejo de tu perro. Enseña a tu perro a mirarte para recibir instrucciones. Enseña a tu perro a escuchar. Y el entrenamiento nunca debe detenerse cuando llevas a tu perro a casa. Se consistente.

0 comments:

Publicar un comentario