martes, 24 de enero de 2023

¿Pueden los perros comer papaya?

¿Los perros pueden comer papaya? Sí, los perros pueden comer papaya. Las papayas son golosinas dulces totalmente naturales para perros repletas de antioxidantes, betacaroteno, fibra y otros nutrientes esenciales.

Descubre qué beneficios nutricionales puede ofrecer esta fruta tropical a los perros y la mejor manera de alimentar a tu perro con papayas.

¿Pueden los perros comer papaya?

Beneficios para la salud de la papaya para perros

La papaya está compuesta por nutrientes esenciales que son tan buenos para los perros como para nosotros. Tiene un alto contenido de fibra y enzimas de papaya, que ayudan en la digestión y la pérdida de peso. Estos hacen que tu amigo peludo se sienta lleno mientras come menos. También ayudan a prevenir problemas digestivos como malestar estomacal e hinchazón.

La papaya contiene poderosos antioxidantes, incluidos el betacaroteno y la vitamina A. Estos nutrientes ayudan a mantener la piel y el pelo sanos. También promueven la buena vista y previenen problemas relacionados con la visión.

Por encima de todo, los antioxidantes mejoran el sistema inmunológico de un perro y lo hacen menos susceptible a varios problemas de salud, desde la influenza canina regular hasta el resfriado común y el cáncer, así como problemas cardiovasculares como la aterosclerosis.

La papaya también contiene altas concentraciones de otras vitaminas y minerales. Está repleto de vitamina C, vitamina E, vitamina K, calcio, ácido fólico, magnesio y potasio. Todos trabajan juntos para mejorar la salud general y el desarrollo corporal de su perro.

Las desventajas de la papaya para los perros

Agregar papayas a la dieta de tu perro hará maravillas para su salud. Sin embargo, también existen riesgos al compartir esta superfruta con Firulais. Los siguientes son los problemas de salud más comunes que pueden enfrentar los dueños de perros.

El riesgo de asfixia, obstrucción estomacal y toxicidad

Una fruta de papaya tiene alrededor de 115 semillas. ¿Pueden los perros comer semillas de papaya? La respuesta es un gran NO. Las semillas de papaya pueden causar muchos problemas. Si tu perro se las traga accidentalmente, pueden producir asfixia y obstrucción intestinal.

Otra razón para no dar semillas de papaya a los perros es que son potencialmente tóxicas. La papaya comparte la misma característica con frutas como las manzanas, cuyas semillas contienen pequeñas cantidades de cianuro. Aunque ingerir algunas semillas puede no afectar a un perro, es mejor estar seguro y evitar dar semillas de papaya a los perros por completo.

Si los perros no pueden comer semillas de papaya, ¿pueden los perros comer piel de papaya? La respuesta sigue siendo no, por las mismas razones. Su dureza lo convierte en un peligro de asfixia, lo que resulta en una obstrucción del estómago. Si bien la piel no contiene cianuro, los residuos químicos y otras sustancias nocivas pueden adherirse a ella, lo que la vuelve potencialmente venenosa para tu perro.

Un posible desencadenante de la alergia

Muchos perros son propensos a las alergias alimentarias. Los desencadenantes más comunes de las reacciones alérgicas son los lácteos, el pescado, la carne de res, el pollo, el conejo, el maíz, los huevos, la soya y el trigo.

Es posible que la papaya no esté incluida en la lista, pero si un perro ha desarrollado alergia a un alimento específico, existe una gran posibilidad de que desarrolle alergia a la papaya. Por lo tanto, ten cuidado cuando alimentes con papaya a tus perros.

Si es la primera vez que tu perro come esta fruta, sírvele algunos pedazos pequeños y obsérvalo para detectar cualquier síntoma de una reacción alérgica.

Los síntomas a menudo incluyen urticaria, vómitos, erupciones en la piel, diarrea, picazón, lamerse sin parar y morderse las patas. Deja de incluir papaya en la dieta de sus perros si muestran estos efectos secundarios y llévalos al veterinario para recibir tratamiento.

¿Qué es mejor: papaya fresca versus papaya deshidratada?

La papaya deshidratada o papaya seca tiene un alto contenido de azúcar. Puede elevar los niveles de azúcar en la sangre a un ritmo alarmante y contribuir al desarrollo de diabetes y obesidad. Por lo tanto, no es una buena opción como golosina para perros para tu mascota..

La papaya fresca es una opción saludable para nuestros amigos peludos. Contiene menos azúcar y está repleta de vitaminas y minerales. Ten en cuenta que hay dos tipos de papayas frescas en el mercado: papayas blandas y papayas duras.

Opta siempre por la papaya dura ya que es más rica en antioxidantes. También sabe mejor, ya que es más dulce en comparación con la papaya blanda, que generalmente tiene un sabor suave.

¿Cuánta papaya puede comer un perro?

Tu perro puede comer papaya, pero debe servirse con moderación y en pequeñas cantidades. Limita su consumo de papaya a no más de tres o cuatro cubos dos o tres veces por semana. Si se atiborra de la fruta, es probable que termine teniendo problemas digestivos, como flatulencia y diarrea.

Sin embargo, habla primero con tu veterinario sobre su plan de agregar papaya a la dieta de tu perro. Valorarán si la fruta se adapta a sus necesidades nutricionales. Una vez que obtengas su aprobación, asegúrate de elegir papayas orgánicas ya que tienen menos exposición química. Retira la piel y las semillas y corta la carne en trozos pequeños para evitar que se atragante.

El sistema digestivo de un perro es bastante sensible, y la introducción repentina de un nuevo alimento o un cambio brusco en su dieta puede causar problemas digestivos. Por eso, dale papaya a tu perro en pequeñas cantidades primero. Esto permitirá que tu estómago se acostumbre a la nueva comida y reducirá el riesgo de irritar su tracto digestivo.

Receta de golosina a base de papaya para perros

¿A tu perro le encanta comer papaya? Le encantará aún más cuando pruebe este bocadillo casero de papaya para perros.

Ingredientes:

1 papaya fresca grande

1 taza de agua

yogur griego sin grasa

Procedimiento:

Cortar la papaya por la mitad.

Retirar las semillas con una cuchara grande.

Pelar la corteza.

Cortar en trozos del tamaño de un bocado.

Colocar los cubos de papaya en la licuadora.

Agregar agua y mezclar hasta que quede suave.

Verter la mezcla en moldes.

Congelar durante la noche o durante unas seis horas.

Sírvele a tu amigo peludo.

0 comments:

Publicar un comentario