miércoles, 10 de agosto de 2022

"Solo es un perro"

"Solo es un perro"

"SOLO ES UN PERRO" 

"¿Por qué te preocupas tanto por él? Si solo es un perro." 

"¿Hace falta que te gastes tanto dinero en él? Si solo es un perro." 

"No necesita todo esto, solo es un perro."

Cuando llego a casa el primero que me recibe es "solo un perro", montándome una fiesta y expresando todo su afecto de manera desmesurada como si no nos hubiéramos visto en meses. 

Cuando estoy triste es "simplemente un perro" el que es capaz de saber que lo estoy y venir a posar su cabecita en las piernas y simplemente, mirarme o permanecer a mi lado. 

"Simplemente es un perro" el que es capaz de hacer que me levante por la mañana, por él, para que pueda salir a la calle. Porque desde el día 1 que entra por la puerta de mi casa tengo la obligación de buscar su felicidad, porque soy su tutor, está a mi cargo el darle una vida feliz. 

"Solo es un perro" el que es capaz de hacer aflorar en mí un número muy grande de emociones hacia él, como son el amor, afecto, alegría, sorpresa, enfado, tristeza y miedo. Mucho más de lo que voy a sentir con otras personas. 

Para mí, no "solo es un perro" es alguien más de mi grupo social, como lo puede ser mi mejor amigo, mi novia o mi madre. Está ahí dentro, dentro de ese pequeño grupo que considero lo más importante para mí. Quiero lo mejor para mi mejor amig@, lo mejor para mi novi@ y lo mejor para mi madre, y por supuesto, quiero lo mejor para mi perro. Porque no es "solo un perro" como si se tratase de un simple objeto que no tiene significado en mi vida, es un animal que ha despertado en mí las ganas de saber más sobre ellos, de querer mejorar su calidad de vida, de estudiar cómo piensan, qué les gusta, qué no les gusta, de intentar buscar su felicidad plena, para sentirme pleno yo. 

Ellos te lo dan TODO, todo, sin importar qué les des a cambio, te animan, te comunican su afecto, son benevolentes, son cariñosos, solo con una mirada suya, cuando están los dos en el sofá de manera tranquila, ya te transmite mucho más que muchas personas. Da igual si eres buena o mala persona, ciega, sorda, fea, guapa, flaca, gorda, mayor, joven, rica o pobre, tu perro te va a querer igual. Para mí no "solo es un perro", es uno de los seres más importantes que tengo en mi vida. 

Texto tomado de Facebook.

0 comments:

Publicar un comentario