jueves, 25 de agosto de 2022

Tu perro sabe cuándo estás triste, según un estudio científico

Tu perro sabe cuándo estás triste, según un estudio científico

Así como los niños pequeños humanos miran a sus padres en busca de pistas sobre cómo reaccionar ante las personas y el mundo que los rodea, los perros a menudo miran a los humanos en busca de señales similares.

Según un estudio, los perros son capaces de reconocer las emociones que muestran determinadas expresiones faciales.

Por ejemplo, si un perro gira la cabeza hacia la izquierda, podría estar percibiendo que alguien está enojado, temeroso o feliz.

Si su dueño proyecta sentimientos de calma y confianza, tiende a ver su entorno como seguro y protegido.

Si hay una mirada de sorpresa en el rostro de una persona, los perros tienden a girar la cabeza hacia la derecha.

“El ritmo cardíaco de los perros también aumenta cuando ven a alguien que está teniendo un mal día”, dice Marcello Siniscalchi, de la Universidad de Bari Aldo Moro en Italia.

El estudio, que se publicó en la revista Learning & Behaviour de Springer, revela cuán conectados están los perros con las personas.

La investigación también proporciona evidencia de que los perros usan diferentes partes de sus cerebros para procesar las emociones humanas.

“Al vivir en contacto cercano con los humanos, los perros han desarrollado habilidades específicas que les permiten interactuar y comunicarse de manera eficiente con las personas. Estudios recientes han demostrado que el cerebro canino puede captar señales emocionales contenidas en la voz, el olor corporal y la postura de una persona, y leer sus rostros”, dice Siniscalchi.

Cómo se hizo el estudio

En el estudio, los autores presentaron fotografías de los mismos rostros de dos adultos (un hombre y una mujer) a 26 perros mientras los alimentaban y observaron lo que sucedía.

Las imágenes se colocaron estratégicamente a los lados de la línea de visión de los animales y las fotos mostraban un rostro humano que expresaba una de las seis emociones humanas básicas: ira, miedo, felicidad, tristeza, sorpresa, asco o rostro neutral en reposo.

Los perros mostraron una mayor respuesta y un aumento de la frecuencia cardíaca cuando se les presentaron fotografías que expresaban estados emocionales como la ira, el miedo y la felicidad.

El aumento de la frecuencia cardíaca de los perros indicó que en estos casos experimentaron niveles más altos de estrés.

También tardaron más en reanudar la alimentación después de ver estas imágenes.

Giraron la cabeza hacia la izquierda cuando vieron rostros humanos que expresaban ira, miedo o felicidad, pero giraron hacia la derecha cuando los rostros parecían sorprendidos, posiblemente porque los perros lo ven como una expresión relajada y no amenazante.

La ciencia detrás de esto

"Claramente, las emociones negativas parecen ser procesadas por el hemisferio derecho del cerebro de un perro y las emociones más positivas por el lado izquierdo", dice Siniscalchi.

Los resultados respaldan los hallazgos de estudios previos en perros y otros mamíferos.

Los resultados muestran que el lado derecho del cerebro juega un papel más importante en la regulación del flujo simpático hacia el corazón.

Los perros probablemente usan sus recuerdos de varias expresiones en rostros humanos para hacer esto.

A medida que los perros están expuestos a las expresiones faciales humanas, memorizan ciertas caras y las relacionan con la emoción.

Sin embargo, esta capacidad de discernir cómo se siente una persona se basa en la crianza y domesticación de los perros. Un perro salvaje no podría establecer la misma conexión entre las expresiones faciales y las emociones. 

0 comments:

Publicar un comentario